sábado, 6 de noviembre de 2010

EL LIBRO DE LOS AMORES RIDICULOS





Capitulo #1: Mis Decepciones
Todo era para mí algo extraño  como si nunca terminara de encajar en este mundo, tal vez era mi eterno silencio mi sufrible destino de estar siempre sola, ya que esa era la realidad sencillamente no lograba entender el hecho, el porqué no tener un padre o madre el porqué dejarme sola con la angelical  ingenuidad  que apenas tenía, de crear mis sueños mis propias ilusiones  de compartir mis alegrías como mis tristezas.
 Decir que los amo y que  ellos lo hagan de la misma manera que yo, el poder caminar con la frente en alto y agarrada a cada una de las manos de ellos, sentir que con cada pisada imaginarme que volaba por los cielos, pero todo es diferente desde que tengo huso de razón, eh estado encadenada a ese convento de monjas  el cual he sentido desde siempre que no me pertenecía, siempre me terminaba de resignar a ello y que mas me quedaba.
 Para mi todos en este lugar siempre han sido como manchas invisibles que están ahí pero no los logro ver, algunos me miran con desprecio como si fuera una cosa extraña el cual habría que deshacerse, con lastima y piedad; solamente me daba lo mismo.
 De vez en cuanto salíamos a un parque que quedaba cerca del convento, lo único que hacía era sentarme en un columpio a mecerme y mecerme nadie se me solía acercar a mí no sabían  cuál sería mi reacción y tampoco me gustaba que lo intentaran, mientras me mecía,  frecuentemente estaba  una pequeña familia con padres e hijos, en ellos se sentía ese gozo de dulzura y felicidad solo de verlos me daba sensaciones escalofriantes.
 Mi pregunta era ¿Qué hubiera sido de mí si hubiera existido esa posibilidad, de tener esa dicha? La cual no he podido responderme a mí misma, esa pregunta tal vez ¿sería mas de lo normal? no se lo cierto era que no  lo sentía y nunca lo sentiré según todas las madres del convento, la historia de mi insolente vida era que mis padres me habían dejado y no había muchos rastros de ellos, tenían las sospechas o estaban seguras de que ellos ya habían muerto…
 Justamente ayer acaba de cumplir  mi mayoría de edad “mis 18” para salir del convento no sentí alegría por salir de ahí que me esperaba allá lejos del convento nunca me acostumbre a él pero  en ese lugar había pasado toda mi vida. Porque ha de latir mi corazón
Hoy un día después de cumplir esa edad, sabía lo que me esperaba  ya era la hora de independizarme vivir sola, no sé porqué  he decir en mis adentros ¡¡¡vivir sola!!! Si prácticamente mi vida ha sido eso mi compañera y fiel amiga llamada SOLEDAD...
Y había empezado a guardar mis pocas cosas en la maleta vieja y pequeña de hace mucho tiempo. Sin previo aviso lo hice por mi misma ya sabía que me tenía que ir.
 Mientras iba metiendo la ultima prenda de ropa, me percate de ella y vi como hilos desgastados guindaban de sus bordes,  ya estaba muy vieja la mayoría de mi ropa era donada por una familia que disponía de muy buen dinero decidía hacer esos pequeños regalos, yo mas bien diría restantes de su fortuna se llenan de satisfacción de pensar que algunas veces la gente lo ve como un dios.
 Con un hilo de voz más bajo de lo común evitando que la madre superiora dije: ¡vaya! tengo que ver cómo comprarme algo de ropa, estas están perfectas para hacer el video de Michael Jackson (thriller), dije: con media sonrisa en mi rostro,  puede ser que estoy  exagerando  un poco con lo de la ropa; Pero la verdad es que se ve fatal.
Desde aquella puerta donde la madre superiora me esperaba, se escucho un carro pero por el ruido daba a describir una chatarra a punto de colapsar, hoy unos pasos acercándose hacia la puerta cuando de repente escucho fuertemente un grito llamaba con impaciencia: Heaven, Heaven volvió a decir, con la misma manera le respondí a su llamado: ya voy madre superiora, mientras caminaba por los pasillos hacia pausas muy pequeñas para ver los rincones de la casa antes de llegar a la puerta.
Al ver que ya llegaba a la puerta me detuve ya esta vez por completo antes de poner los pies en la cual he vivido deje lentamente la maleta un poco mas afuera de la puerta, me voltee para poder detallar mejor todo los rincones, el techo que se estaba desgastando mas cada día, la pared estaba húmeda debido a la tubería que pasaba justo por ahí hasta llegar a los baños aquella pintura que ya se extinguía pasando del color verde desde hace 8 años a negro.
 Entonces dije para mi ¡Wow! La verdad nunca me había percatado de todo esos desagradables detalles vivía definitivamente en la luna,  al lado de un carro chatarra diría yo como lo había intuido cerca de los retrovisores se arregostaba un señor tenía como aparentemente 40 y tantos años tenía la barba sin afeitar, aunque su ropa lucia bien aun mas que la mía se le la desagradable barrigota que tenia, los botones de la camisa estaban que pedían ayuda y salían corriendo debido a lo apretada que le quedaba… 
-¿así que esta es la muchacha?   Pregunto el señor que se encontraba cerca de esa chatarra, levanto una ceja después  de haberme observado lentamente de pies a cabeza sínicamente en su cara se notaba la expresión de una persona, que me veía como un estorbo como alguien no eficiente como si acabara de escoger una fruta podrida habiendo tantas buenas.
-si yo soy la muchacha- Conteste, con una voz ahogadora debido a todas las cosas que sentía solo al ver su cara, decirle que no me importaba para nada pedir limosna en la calle con tal de obtener dinero para pagarle una operación para no seguir viendo esa horripilante cosa que tenía en su barriga.
 Dentro de mi garganta se atasco un grito de rabia  la madre superiora noto mi chillido, aunque a él no le parecía importarle para nada. No me pude contener mas y quería liberar mi ahogamiento moví la boca suavemente al abrirla cuando.
-hija mía se paciente no me des problemas con el  Sr. Peter Morse, mira que él  te va a tender la mano y es el que te va a alojar donde vivir y aun mas te ofrecerá trabajo en su restaurant- por mi mente paso una ráfaga de un pensamiento, yo ya sabía que esa barriga no había sido obra y gracia del espíritu santo, si claro sería mejor estar debajo de un puente dije en mis pensamientos.
-gracias madre superiora por la gran ayuda- lo dije con un tono irónico, pensando en cómo será mi tormento teniéndolo que ver todos los días, una guerra creo que muy difícil de evitar.
-no se preocupe madre intentaré todo lo posible para que no se sienta tan mal- intervino el Sr. Peter Morse, para que no se sienta tan mal diría yo es mas todo lo contrario para que no se sienta también.
-Heaven sabes que has estado en este convento toda tu vida… te veo casi como una hija y quiero lo mejor para ti aunque no lo veas de esa manera, solo te tienes que dar de cuenta que ya las cosas cambiaron ya tienes la edad suficiente para mantenerte tu misma, no pensaras quedarte el resto de tu vida en este convento, viendo como el mundo que te espera pasa en frente de tus ojos y sea muy tarde-
Sentí una sensación extraña al escuchar a la madre superiora decir que me eh visto como una hija y que quería lo mejor para mí, me esperaba una  vida. Una puntada hizo mi corazón retorcer.
-gracias madre por todo, y discúlpeme todo lo malo tal vez en toda esta locura encuentro mi razón- después de que salieron esas inesperadas palabras de mi boca una sonrisa de cada lado de mi mejilla se noto dulce, arrepentida.
-cuanto mas espero ya nos tenemos que ir-dijo el Sr. Peter  Morse, con una voz agitante y afligida.
-un momento Peter, estaré en contacto contigo. Es mejor que ya te vayas ya se está impacientando y no tiene muy  buen carácter-
-como si no se le notara- dije entre dientes, Bueno ya me tengo que ir- adiós.
-espero que no hagas nada imprudente, y no se te vaya a olvidar visitarme- me dijo con un tono de consolación.
-está bien, Si es que no me mata antes.- Rezongue
-hija mía dices unas cosas- con voz de resignación
 -todavía estoy esperando- interrumpió de nuevo Peter
-¡demonios!- Dije al mismo tiempo que recogía la pequeña maleta.
Me acerque a la chatarra que tiene como carro y le dije:
-¿y ese carro último modelo de donde lo sacaste? de una agencia de New York-
-no, de una agencia de San Diego, de hecho. –siseo.         
Lance la maleta a la parte trasera del maletero, luego lo serré fuertemente tratando de que al carro se le desplomara algo, pero al parecer esa chatarra como la llamo tenía un poco mas de dureza de lo que yo pensaba.
-ya móntate de una vez- gruño.
-evítate darme ordenes- le grite discretamente.
La madre superiora a lo lejos observaba, todo lo que ocurría entre el barrigón y yo, al parecer le parecía chistoso, a lo contrario de mi pensar. Me subí al modelaso, que mas tocaba.
Intente solo de no tratar de mirarlo, simplemente ver el camino, cuando arranco se sintió una vibración incomoda, que mas era de esperarse, me limite al ver al frente con la única intención de saber cuál era el rumbo que me aguardaba.
Me di de cuenta que todo no era tan malo al final podía tener toda la razón la madre superiora, algo me esperaba y ya era la hora de darme cuenta de ello, será mas de lo mismo o tal vez algo mucho mas de lo que eh vivido. No sabía exactamente que me aguardaba pero lo que si tenía que tomar en cuenta que le tenía que dar un chance a la vida…
++***__________________________________***++
hooolaaa!!! chicos aki les dejo el primer capi. no habia podido subirlo por falta de tiempo libre. aki les dejo un poco de mi imaginacion.... si es ke la tengo jejjee.
ah, y mis mil agradecimiento a Angel O´Shea por empujarle al mundo de los Fic´s. pero se lo agradesco demasiado porque aki puedo grabar mis sentmientos y otras loqueras de mi autoria. el mundo de los FanFic´s es estraordimariamente fascinante!!!!!! no me queda mas que decir ¡VIVAN LOS FANFIC´S!
muchas gracias.! con esto me despido..!
los kiiero ¡un beso!

1 comentario:

Yess Evenson Masen dijo...

!Hola Caye!, que gusto leer lo que escribes, es muy lindo.. realmente el 1er capi ya me dejo atrapada, es fenomenal, me gusto mucho... aqui me tendras leyendote ahora y siempre..
Besos por millones..
Yess*.*