miércoles, 26 de octubre de 2011

Lo que sigue del 6 capi: Adsolucion



Se acerco a mí y me atrajo hacia él con un movimiento sutil muy bueno de Jacob Black, ya se me había quitado el pálido de la cara para otro color que se apoderaba de mi rostro sin previo aviso y sin permiso.

-Al menos tu cara esta mejor de esa forma, Bella.- me susurro al oído.


Me reí.

-Nunca dudes en confiar en mi Bella, seré tu mejor amigo tu amante hasta tu perro fiel, pero no quiero que entre tú y yo haya secretos ya sabes estamos en confianza solo seremos tu y yo preciosa.

Luego de aquellas palabras, le dio el toque final añadiendo un beso ardiente y suave de sus labios carnosos.

-Te… dije que no es nada… y lose de sobra Jake pero no hay nada… no hay secretos.- dije mientras luchaba por respirar.- tú serás el que me mate… estoy a punto de sufrir una combustión espontanea por tu culpa.

Se rio entre dientes.

Se aparto un poco de mi, era la verdad este fuerte impacto podía dejar en Shock a mi pobre corazón.

-Bueno si es de esa forma lo menos que quiero es matarte, así que evitare lo más posibles situaciones como estas y este contacto tan cerca.

-No es para tanto.- eso era lo que él quería siempre se hacia el de rogar aunque eso me fascinaba.

-Sí, sí lo es.- refuto.

-Vamos, que quieres que te diga ¿lo que sucede cuando rozas mis labios con los tuyos? ¿Esa satisfacción de tenerte cerca? estoy imprimada de ti Jacob.- bueno le había jugado con esa última frase.

Se carcajeo hasta más no poder.

-No eres una loba Bella no inventes cosas como esas, pero si te puedo tomar la palabra quiero y créeme que puedo hacerlo.

-Te crees con derecho hacia mi ¡ah!- le di un pequeño golpe en el pecho.
-Soy tu… No-vi-o.- me lo separo silaba por silaba.

-No me gustan las personas controladoras chico rudo.

-Se que no te gustan Bella, por eso no lo soy… lo que a ti no te gusta a mi me disgusta mas. Somos así tal para cual preciosa, no hablemos mas conozco otra forma de comunicación y créeme que te va a encantar.

-Ummm… lo dudo.

-Lo estas tomando a la ligera.- dibujo esa traviesa sonrisa en su rostro.

Me jalo hacia el de nuevo contractando mis ojos con los suyos una mezcla perfecta de emociones eran las que se debatían entre su mirada y la mía. Estaba a punto de que su boca formara parte de la mía, cuando un olor desagradable llego a mis narices.

-La comida.- grite escabulléndome de sus brazos como siempre vivía descoordinada y no me había dado dé cuenta que todavía llevaba ese estúpido yeso en la pierna y me caí de golpe, Jacob acudió a mi rápidamente en un abrir y cerrar de ojos.

-¿Estás bien?

-Sí eso creo ¡Estúpido yeso del demonio! Te juro que si no me lo quitan pronto me lo quitare yo misma.

-¡Vamos! No pienses en locuras Bella.

-¿¡Yo pensar en locuras!? Habla por ti mismo llegaste a estar en mi posición y decidiste quitártelo con una sierra, no me hables de locuras tu eres el menos indicado.

Se carcajeo.

-Bueno ya basta de hablar de locuras, creo que se está quemando algo en la cocina.

Me llevo hasta ella y si era el arroz que se había quemado pero por suerte mía mucho con demasiado. Era de asco comer el arroz de esa forma se había impregnado de ese olor así que saque una olla para cambiar el arroz por una pasta que sería más rápido antes de que pudiera llegar Charlie a la casa.

Arrugo la nariz y el ceño.

-No sé si son ideas mías Bella pero creo que no lo es aparte de el “Arroz quemado” sentí un olor mas fuerte un olor el cual me revuelve el estomago y odio con toda mi alma… ese olor a vam…

-Hola Jacob.-saludo Papa.- Me parece que huele mal.- miro despectivamente el arroz que se encontraba debajo del grifo remojándose.

-Fue un pequeño descuido.- susurre.

-Si ya se cual es ese descuido.- señalo a Jake con la mirada.

Abrí el grifo y lo llene para montar la pasta.

-¿Cómo están todos en la reserva? Jacob.

-Bueno todo bien Leah mas loca que los demás, ya sabes cómo son las chicas.

-No, no me retiro antes de que empiecen hablar de estupideces.- deje el agua montada y me dirigí hasta mi habitación, no quería estar presente en esa escena de “machistas a la acción” no otra vez.

La habitación estaba tan tranquila y tan sola, me recosté en la cama recordando aquella escena y tratando de saber quién era esa persona; y qué diablos hacia en mi casa y que quería conmigo y la razón de por qué no se enfrento a Jacob y se fue así sin más.

Todo me daba vueltas no podía encajar aquellas piezas si al menos hubiera logrado ver su rostro solo así tendría una mínima idea al menos, pero sabía que esto no se iba a quedar hasta ese punto aquella persona volvería para logar su cometido el cual no sabía, y si estaría preparada para ese suceso de nuevo.

-En que piensas Preciosa.- estaba tan sumergida en mis pensamientos que no me había dado dé cuenta de la presencia de Jacob en la habitación, me imagine que entro por la ventana Charlie no le gustaba que entraran a la habitación para él las visitas se hacían en la sala y así tenían que ser un cuarto era una tentación muy peligrosa.

-No me gusta decir lo que pienso.- le respondí con incredulidad.- ¿y Charlie donde esta? 

-El está comiendo lo ayude un poco con eso, espero que no le vaya a dar dolor de estomago Pues… Tienes que decírmelo porque yo no soy un loco, maniático leedor de mentes Bella.

-Muy chistoso.- dije con tono amargo.- Pensé que ya había quedado ese tema enterrado Jacob… pero como siempre uno se tiene que abstener de estar precavido contigo.

2 comentarios:

Yess Evenson Masen de Withlock dijo...

EXCELENTEEEEEEEEEEEE MUY BUENOOOOOOOOOO HEAVENNNNNNNN!!
BESOTESS

DarkPrinccs dijo...

Hola querida, lo siento si no te conteste antes el comentario que dejaste en mi blog, es que recien vuelvo de una semana super agitada y sin internet jaja anduve de campamento y con unas pruebas importantes, y bueno, recien me desocupo del todo ademas ya me saque el estres jajaja me alegra saber que has vuelto y lo has hecho con todo!!!
eres una excelente escritora, en verdad lo digo, de todo corazon!
sigue asi, que eres magnifica =)

Besos y miles de abrazos desde la distancia