domingo, 17 de julio de 2011





Capi # 4: No eres tú… soy yo.

-¿¡Qué rayos te pasa!? Por que hablas así de esa manera, ¿Por qué me hablas de esa manera Jacob?- pregunte ofuscada todo me estaba empezando a dar vueltas todas las palabras se me dispersaban en la lengua dejando un mal sabor en ella.

-Como te estoy hablando Bella o que ¿quieres que te traiga a tu Cullen para que te hable hermoso? no me pasa absolutamente nada.

-Yo no tengo la culpa de nada Jake solo te quiero ayudar no es justo solo te trato de ayudar trato de que estés bien, estoy contigo aquí mírame… estoy contigo.- gemí de tristeza.

 Esas palabras le parecieron valer nada, su expresión me lo dijo todo solo un aire de insuficiencia dominaba sus ojos.

-Sabes en lo único que me podías ayudar es en dejarme en paz, tranquilo si puedes entender eso.- su cuerpo emanaba llamas podía sentir el calor como si le sintiera como si en cada respiro pudiera asfixiarme.

-Si lo entiendo.- me mordí los labios solo quería ahogarme en llanto en mi llanto.-Solo he sido una estúpida.

No aguantaba los ojos me ardían como si estuviera pelando cebollas, solo lo mire y me fui a mi cuarto no tenia mas nada que decir, el me lo había aclarado todo solo había sido un estorbo, y yo preocupándome por él a la final siempre terminaba siendo un cero a la izquierda.

Charlie ya se había ido para la comisaria, era imposible que se diera dé cuenta de esta escena para mí era mejor así no tenia que conocer la verdadera cara de Jacob Black.

Me encerré en mi habitación en esas cuatros paredes que me agobiaban que me privaban de mi libertad claro esta estaba haciendo una hipérbole con esta situación, porque si podía salir el problema era ¿para donde y con quién?, el silencio de ella me carcomía mi mente llenándola de oscuridad sentía un frio terrible, esto me estaba matando volver a la soledad a el silencio no lo podía soportar de nuevo.

Me levante de la cama exasperada prendí cada artefacto que pudiera hacer ruido algo que pudiera tapar aquel silencio de la casa algo que me hiciera despertar, pero aun así nada funcionaba cada segundo que pasaba veía mis días pasados mis recuerdos, aquella historia que hace un día veía olvidada.

-¡ya basta!- grite hasta más no poder hasta que mis tímpanos se quebraran del ruido que ejercía los artículos de la casa, hasta mi propia voz.-ya basta por favor.- suplique con lagrimas en los ojos, solo quería que cesara este dolor que alguien viniera y me acogiera con fuerzas en su regazo como un bebe, lo deseaba con tanta fuerza como si por cada segundo que pasara respirando se debiera a él… a Edward.

Me senté en un rincón de la habitación sumergiendo mi cabeza en las rodillas, tal vez me estaba volviendo loca toda esta situación me estaba llevando al colapso total.

Solo era un sueño espantoso y agobiante que nunca terminaba, porque todo me parecía extraño porque no había manera de acostumbrarme a ello, no la había no alcanzaba en mis parámetros.

Ya de tanto ruido pude escuchar un teléfono sonar en la mesa de noche mi teléfono, me interese en el por una exhalación después de todo solo quería hablar con alguien aunque ese alguien fuera cualquiera. Me levante para agarrarlo cuando chequee el nombre del contacto me di de cuenta que no solo era cualquier persona, era Reneé (mi comprensiva y atolondrada madre) me desespere dejaría que sonara y perdiera el repique porque sabía que ella de todas las maneras posibles volvería a llamar, y aproveche para bajar a toda prisa las escaleras y apagar lo que idiotamente había encendido, me dirigí escaleras arriba de nuevo para esperar el segundo repique.

No había tardado mucho tiempo para volver a llamar, respire hondo para calmarme no la quería preocupar no a ella.

Presione la tecla verde con un poco de temblor en mis dedos.

-Hola cariño.- dijo la voz cariñosa de mi madre, me alegraba demasiado escucharla.

-Hola mama.

-¿Estás bien cariño?

-Si claro que estoy bien es solo que… son cosas de chicas ya sabes… nada de qué preocuparse.

-Te conozco amor y sé que te pasa algo, y no me gusta que me ocultes nada.
Suspire.

-¿Cómo esta Phil?- evadí el tema lo más rápido que pude.

-Ya sabes cariño como siempre está entrenando fuerte, lo importante es que igual me dedica su tiempo, aunque por ahora no está entrenando ha sufrió un pequeño accidente.

-¿¡qué dices!? ¿Qué le paso?

-Bueno es que estaba planchando, y se había colocado a mis espaldas para asustarme y del susto pegue un brinco, y se le cayó en el pie… pero enserio fue un accidente.- se echo a reír.

-Por dios mama, un día de estos saldrás en los periódicos. “mujer asesina a su marido… pero solo fue un accidente”.

Se volvió a carcajear.

-Cariño ¿Cómo esta Jacob? Me entere de lo que paso.- se me hizo un nudo en la garganta cuando pronuncio el nombre de Jacob.- de veras lo lamento mucho, lamento lo de su padre.

-No quiero hablar de ese tema por favor.

-Que sucede con eso cariño, lo dices como si te enojara hablar de Jacob.

-Es que es de esa manera Jacob está muy cambiado no creerías como me hablo esta tarde me sentí como un cero a la izquierda… yo solo quería ayudarlo pero él no me dejo solo me quiere a centímetros de su vida, y cancelado que no se hable más del tema.

-Está bien cariño, pero cuidado no quiero que nadie te vuelva a lastimar otra vez.

Pero esta vez pensaba que era mi destino salir lastimada, por más que quería cambiar de camino me encontraba con la misma piedra y volvía a tropezarme de nuevo.

-No te preocupes.

-Bueno cariño te llamo luego Phil se está quejando si vieras como tiene el pie de enorme, te quiero mucho cuídate cariño.

-Yo también te quiero, te echo de menos.- dije afligida.

-Yo también te echo mucho de menos cariño, porque no vienes el fin de semana ¿te parece? Hablare con tu padre sobre eso.

-Claro que me encanta la idea mama.

-Bueno te aviso para arreglar todo, Phil se alegrara de verte y yo mucho más cariño.

-Chaito besos.

-Adiós mama.

Sonó el timbre de llamada terminada, me sentía tan feliz era muy enternecedor y reconfortante hablar con ella.

Pero otra vez estaba sola, pero más capacitada para aguantar el silencio de estas cuatro paredes.

Necesitaba matar el tiempo o que él tiempo me matara a mí una de las dos, ya estaba anocheciendo y el no tardaría en llegar, así que prepare la comida de Charlie y se la metí en el microondas con una nota encima de la mesa.

Este día había sido pésimo, como para amargarle el día a otra persona con mi mal carácter y mi cara de: (tragedia Griega) bastaba y sobraba.

Me acosté en mi cama acurrucándome con las sabanas hacia un frio aterrador, no tenía mucho sueño tenía que ocupar mi mente en otra cosa que no fuera pensar estupideces de mi titularidad.

Me percate de que todavía en mi habitación existía un televisor y un Dvd para ver películas así que me levante para empezar a buscar una película que fuera conveniente.

-Romeo y Julieta ¡No!- la tire lo más lejos de mi vista que pude. De repente mi vista se enfoco en una película que se encontraba en lo más profundo de la caja.- arrástrame al infierno ¡perfecto! Bueno un poco asquerosa y escalofriante pero no está mal.

La puse y me acomode en la cama lo más que pude, si faltaban las palomitas pero no bajaría hacerlas y encontrarme con Charlie. Así que me tenía que hacer a la idea de verla sin ellas.

Mientras el transcurrido de los segundos mientras que la película rodaba y rodaba se hacía más interesante, como la película tratada como real una bruja asechando a una chica inocente por no aprobarle un crédito para poder pagar la hipoteca de su casa, y de esa manera no perderla.


qué horror!- dije en pensamientos al contemplar aquella imagen de la película tan… tan espelúznate.

Esas cosas van más allá, ¡hechizos de brujas convertidos en realidad! ¿C-como puede existir cosas de esa manera? Cuando miramos el mundo con un solo ojo no nos daríamos cuenta de lo anormal que es… completamente loco, de esa manera como es que existen los licántropos y hasta los vampiros.

Nunca me había preguntado en qué mundo estaba viviendo, siempre lo había tapado con un manto de inocencia lejos de saber que siempre había sido de esa manera.

Estaba tan interesante la película que me había olvidado de todo lo que sucedía a mí alrededor, hasta que escuche el golpeteo de mi ventana un objeto muy pequeño e insignificante chocaba continuamente contra ella.

Salte asustada de golpe en la cama, mientras miraba a mi alrededor me levante de la cama para mirar quien estaba ahí abajo, me escondí lo mas que pude y mire de reojo.

-Jacob.- como tenía el descaro de venir hasta aquí después de lo que me hizo pasar, después de lo que me dijo.

Todavía estaba muy molesta con él y de ninguna manera pretendía abrirle la ventana, así que no le preste atención y me acomode de nuevo en la cama, mientras que nuevamente insistía y llamaba mi nombre quedito. Se iba  a cansar de lanzar piedras contra la ventana pero no hablaría con el por ningún motivo.

Después de una hora más o menos dejo de insistir, vaya que no se daba por vencido tan rápido.

Ya estaba a punto de terminarse la película así que antes de que me quedara dormida viendo el final lo iba a apagar, así que eso hice solo quería dormir y no pensar tal vez soñaría pero sabía que no eran reales que eran imposibles, solo una alucinación engañosa de mi mente.

Me levante de la cama muy temprano ya era lunes, este fin de semana había sido demasiado largo aun para mí que siempre tengo algo que hacer, hoy era el examen de lengua.

-Fantástico.- dije irónicamente.

No sé si este sería mi mejor examen porque siquiera logre repasar, pero algo lógico lograría escribir peor es nada.

-Buenos días.- le dije a papa.

-Buenos días cielo.

-Ummm… bueno ya  tengo que irme, nos vemos luego.

-Espera Bella, se me olvidaba decirte que Jacob te ha llamado desesperadamente, no ha parado de sonar el teléfono así que llámale cuando puedas, parece ser muy urgente.

-Si es muy urgente… así sería la culpa que no lo dejo dormir anoche, y no me interesa porque no pienso llamarle.- pensé en voz alta.

-¿Qué dices? Hay problemas con el chico, ya sabes problemas de pareja.
-¡No! Solo no te metas en esto sí, ya me voy.

-Está bien como quieras, solo te digo sonaba muy urgido en hablar contigo Bella.

Le dedique esa carita de pocos amigos.

Salí por la puerta, me monte en el carro rujio el motor estaba a punto de arrancar cuando sonó la puerta del carro se abrió, voltee rápidamente para ver que había sido eso.

-Jacob.- un tono amargo salió de mi garganta.

-¿¡Porque no contestaste mis llamadas ni me abriste la ventana anoche!?- dijo molesto.

Me reí irónicamente.

-Ahora eres tú el que se molesta, te sientes con el derecho de reclamarme, cuando me hablaste de esa manera Jacob Black.

Analizo por unos segundos mis palabras, relajo el ceño y ahora solo tenía cara de perrito arrepentido.

-L-lo siento mucho Bella…

-Y yo lo siento más.- lo interrumpí.

-… sé que no debí decir nada de eso, me comporte como un verdadero patán, es solo que todo esto me llevo al caos y la vine pagando fue contigo, Bella estoy enamorado de ti te quiero a mi lado no sé qué haría sin ti… sin tenerte solo espero que me puedas perdonar esta idiotez que he hecho.

Le mire fijamente, como podía negarme a estar a su lado su mirada era mi refugio sus palabras eran mi vivir ¿cómo podía doblegarme? Mi orgullo no era mi fuerte y eso lo sabía de sobra.

Pero no sabía si estaría dispuesta a pasar por la misma situación, volver a tropezarme con la misma piedra dos veces quería estar con Jacob a su lado, pero tenía miedo le tenía miedo a ese pavor “la tristeza” que últimamente ha sido mi mayor compañía.

-Por favor Bella.- me suplico con esa voz sublime y esos ojos que mataban.
Respire profundo.

-Jacob. Trato de entenderte y claro que lo hago pero entiéndeme tu a mí, ya estoy cansada de esto de tanto golpear mi almohada porque el día no me fue chévere o porque nada me sale bien… no sé qué es lo que estoy pidiendo que es lo que quiero para mí, pero en una cosa si estoy segura no quiero vivir así sufriendo y llorando quiero vivir quiero levantarme, y quiero a alguien a mi lado para que me ayude con eso pero no sé si esa persona seas tú Jacob.

-Bella.- se subió al carro y se sentó a mi lado.-Yo no tengo mucho que ofrecerte, yo a ti te ofrezco mi vida si de esa forma la quieres, y aquí delante de ti te juro y prometo que nunca te hare daño, solo quiero estar a tu lado eso es lo que más me hace feliz.

Me acerque a su rostro lo tome en mis manos y lo bese, lo bese con ansias frenéticas y desesperadas una combustión espontanea de placer y gozo electrificaba cada longitud de mi cuerpo.

El era mi medicina sus labios eran mi dosis.

-Ya… me… tengo… que… ir.- por cada palabra que pronunciaba se duplicaban los besos, no me quería despegar de él ni un solo instante.

-No te vayas Bella quédate conmigo.- decir que no sería una palabra coherente y hasta responsable, pero mi consiente y subconsciente no se terminaban de poner de acuerdo y mientras que lo hacían seguía besando a Jake.

-Tengo examen de lengua.- dije con un hilo de voz


Se rio entre dientes.

-Ah bueno si es por eso a mí me puedes analizar mi lengua comprobarla tocarla lo que quieras hacer con ella, solo si es con tu boca.

-No bromees Jacob… es en serio.- me reí ante su gracia.

-Yo también estoy hablando enserio preciosa.- sumergió  sus dedos en mi pelo agarrando un puño de él y sosteniéndolo con dulzura, sumergió su boca poco a poco en mi cuello, besando cada centímetro de ella.

-No te darás por vencido.- dije entre jadeos.

-No.- asumió.

Subió su cabeza lentamente por mi barbilla luego recorría el labio posterior jugando con el jalándolo y besándolo, con ganas enloquecidas.

Ya esto se estaba pasando de la raya en lo que podía entender de estas acciones era deseo… deseo el cual me encantaba el cual no quería dejar de sentir.

-Acuérdate que todavía estamos enfrente de mi casa.- dije con el poco aliento que me quedaba.

-Si lo sé y es lo que hace más peligroso todo.- se rio guturalmente.

-Es enserio Jacob.- saque fuerzas de donde no las tenía y logre alejarlo de mi.
-Está bien, cual es el problema.- su tono era un poco apenado.

-No es el momento ni la ocasión.- dije abatida debido a su semblante.

-No es el momento ni la ocasión.- volvió a repetir con voz agria.

-No eres tú…

Me interrumpió.

-soy yo.- completo.

No era de mi agrado dejar mal a Jacob y hacerlo sentir mal pero esta vez se trataba de mí, no pedía que la primera vez fuera vista al mar flores champan ni mucho menos, solo esperaba que fuera normal más normal de lo que yo espero, pero de esta manera no me gustaba para nada.

-Es solo que no puedo.- me di por vencida, no quería discutir con él ni mucho menos enojarme.

Se acerco a mí con cautela como si me fuera a romper en un tacto que el hiciera.

Agarro mi rostro y me miro a los ojos.

-Está bien Bella te entenderé, será cuando tu decidas cuando tú quieras, jamás te obligaría hacer nada de esta manera.

-Gracias.- susurre.

Le di un beso corto y volví a prender el auto.

-Te hice atrasar mucho, disculpa.- me pico un ojo.

-Si ya veo solo espero que pueda presentar el examen.

-Aun.- insisto.- aquí estoy yo.

-¡Basta! Ya me voy.

Se bajo del auto y arranque le metí más velocidad de la común, así podía llegar más lejos, eche un vistazo por el retrovisor, y el estaba despidiéndose de mí con su mano y con esa ancha y resplandeciente sonrisa en su rostro. 
____________________
Hola a todas aqui les dejo el 4 capi espero que les guste y bueno esa pelicula deberian verla y si la vieron demax de buena jejejej.
Un saludo para todas... Angel (Toston), Yess (mi lobita consentida) Anto (Mis sentimientos mas profundos) me encantan niñas de verdad.
espero que estas vacaciones la pasen de maravilla.
Hasta el amaneces :-) 

2 comentarios:

Ángel O'Shea. dijo...

Heavy! por las flores de mi abuela! primero, como pudiste poner la foto de la vieja loca d la peli? sabes q? ahora no podre dormir! aunq si, buena peli jaja.
esteeeee... ese jacob ¡ugh! no se como le haces, pero al unico jacob del que has escrito y no odio es el de "el libro.."
porq hasta al del "mueseo".. pues, me cayo bien gordo jaja.
bueno, y esos beso.. uuu!! aja, niña, le voy a decir a tu mama , vas a ver jajaja.
ay dios... ya quiero a Edward! si es que aparece, porke conociendote, o haces esperar hasta q uno esta a punto de sufrir una combulsion, o no lo pones al maldito!
bueno, jeje, besos Herma!
la adoro!

Yess Evenson Masen de Withlock dijo...

Fantastico Heaven!!, en serio mi niña cada dia me sorprende mas tu forma de escribir... y en cuanto a esa imagen.. (no dormire por meses T_T jajaja ntc)
Besos, y espero el pprox cap