domingo, 6 de noviembre de 2011



Amor y Pasión
I Parte

Tenía que elegir entre aquellos dos amores. la sustancia prohibida que me llevaba al delirio cada uno con aquel toque perfecto ¿Pasión y Amor? Como podía si cada uno me llevaba a la locura… cuando obtenía un pedazo de amor sentía que me faltaba aquella pasión que encendía cada centímetro de mi piel, y hubiera querido que se juntaran esas combinaciones que no tuviera que elegir mas… no tenía que estar entre la espada y la pared cada vez que me besaban, sentía la necesidad de los dos… aunque cuando uno no me llamaba mi corazón se afligía pero aun así de manera imperfecta el otro sabia remediarlo y eso era lo que se había convertido en un encanto.

Estaba viviendo un mundo de locura donde ese personaje que creían excluido siempre estaba presente… el tercero, el tercero que me hacia suspirar y envolverme en sus sabanas artísticamente el que sabia dibujar mi cuerpo con la punta de su dedo. Si me faltaba respirar para continuar con esta historia, ¿Pero cómo empezó este deseo?

No sabría decir cuando mi mente dejo de pensar para aprender a desear.

Flas-Back

Le agarre el rostro dulcemente para mirarlo a los ojos, el solo me esquivo la mirada y se zafo de mis manos.

-¿No piensas hablarme?- le pregunte tristemente a mi novio muy bien llamado “Jacob”

Ni siquiera se molesto en mirarme y siguió prestándole atención a la tele.

-Te estoy hablando.- subí el tono, odiaba profundamente que me ignoraran.

-Que quieres que te diga, que me emociona que mi madre me haya tenido que dar una charla de moral y luces por no ir a tu casa con tu madre esa noche.

-Entonces soy yo la que tengo que pedir disculpas.- inquirí.

-Si.- no lo pensó dos veces sonó directo y me dolió un poco su frialdad.

Me reí para mis adentros irónicamente, que podría hacer no iba a llorar y arrodillármele… decirle que me moría por besarlo simplemente no podía.

-No es mi culpa me dijiste que te viniera a buscar  mi mama te ha esperado más de tres veces y solo la has dejado plantada, no quieres entender que en serio quiero algo contigo y por eso vengo hasta tu casa y me calo tus embarques y se me hacen raíces en los pies de tanto esperarte… ya no puedo más Jacob, yo no te voy a obligar a que me quieras no te pido chocolates ni flores solo te pido que me quieras y me valores… solo eso.

-Claro que te quiero y mucho, te explique que me esperaras que tenía que ir un momento al Pool con los panas mi ropa estaba mojada mi mama no me había lavado absolutamente nada… para ir a tu casa tenía que estar presentable.

No respondí nada hice un mohín y solo me quede sentada mirando el frio linóleo… ya estaba harta de sus excusas baratas ya no podía mas, ya teníamos 1 años y 4 meses y nada que cambiaba aquella actitud. Mi mama ya sabía de él pero aun así quería conocerle y yo quería presentarlo quería darle aquel gran titulo de novio.

-¿Que estoy haciendo aquí?- pregunte para mis adentros visualice todo de reojo y no me acordaba de un Te Amo que haya salido de su boca… o un futuro que hablara de nosotros solo blanco brutal que no tenía ningún contenido lógico que me aferrara a estar con él.

Se hizo un silencio en su habitación, yo pensaba y el bueno sumido también en sus pensamientos. La tele la había apagado al menos se había dado el lujo de escucharme sin ninguna interrupción indiscreta.

Gemí disimuladamente el no me podía ver, estaba al lado derecho de la cama acostado mientras que yo estaba al lado izquierdo de la cama de perfil mirando aquel cuadro donde él y yo éramos todo y nada. Ese fue el día de mi cumple mis 17 este año de hecho, siempre había deseado tirarme en paracaídas y Jacob me había cumplido el sueño… ese día fue donde había entendido que a pesar de todo valió la pena conocerle.

Para un buen gusto un buen susto… no sabía que hizo de mi cara de Tragedia Griega que mi novio dejo  a un lado el orgullo y me jalo por la cintura para acercarme a él.

-Ahora si.- pensé para mis adentros… pero esta vez era yo, la que no quería saber nada de él.

Sabía que desde el momento en que le había hecho caso omiso le herí su orgullo masculino.

-¿Y ahora qué pasa?- se quejo.

-Absolutamente nada.- me porte lo más indiferente que pude. Aunque por dentro me estaba muriendo por lanzármele encima y comérmelo a besos.

-Genial.- rechino sus dientes.

-Genial.- volví a pronunciar sus palabras con toque sarcástico.

Me arrepentí de lo que había hecho y me voltee para mirarlo de frente.

-Es broma Jacob.

Me acerque a él para conciliar mis palabras pero otra vez volvió a rechazarme.
-Que delicado.- me queje afligida.

Puso los ojos en blanco y volvió a prender la tele.

Bufe… y cruce mis brazos con desaprobación.

-Iré a buscar algo de tomar ¿Quieres?

-No gracias.- dije con un hilo de voz… no lo podía evitar su indiferencia era como un puñal que se estacaba cada vez más profundo en mi pecho, y ahí no había escudo para mi corazón… no lo había.

-Gracias por despreciarme.- levanto una ceja sabía que ese era mi punto débil “El remordimiento” ya había ganado la guerra.

-Un jugo de naranja.- le respondí le tenía que especificar si no lo hacía terminaría tomándome una cerveza.

Jacob ya era mayor de edad… por suerte tenía licencia de conducir, no me alcanzaría los dedos para contar las veces que nos han multado por exceso de velocidad.

Apague la tele por mi cuenta, me cheque en el espejo que guardaba en mi chamarra y aun estaba arreglada… no solía llegar a mi casa como cuando salía de ella gracias a los movimientos que tiene Jacob para agarrar mi cabello y así poder besarme.

El había dejado los estudios en 5to… me había jurado que no empezaría la universidad sin mí, dijo que había muchos perros y no me dejaría con ellos. Así que había decidido esperarme pero yo ya había terminado el bachillerato y le propuse a mi madre tomar un año de descanso aun me quedaba tiempo para mi carrera de derecho, al principio ninguna de las dos estuvo de acuerdo pero luego se acostumbraron a la idea.

Por suerte eso si no le quitaba a Jacob era muy trabajador, cualquier cosa que se viera disponible él no lo dejaba para otro día gracias a ello salíamos al cine y esas cosas… mi suegra no era de esas que alcahuetea a nadie le dijo a Jacob que si quería dinero seria por su cuenta. Mi madre desde aquel último embarque a Jacob le había puesto el letrero en la frente de: Desaprobado y no quería verme ni en pintura con él.

Pero eso no me importaba para nada, yo lo quería con todos sus errores y virtudes porque sabía que desde el principio que lo vi no iba hacer fácil quererlo… no era perfecto pero aun así decidí vivir en aquel mundo de “Imperfección” y aquí estaba en su habitación el pensando en algo y yo queriéndolo hacer.

Jacob regreso de la cocina con mi jugo de naranja y el sin nada.

-¿No tomaras nada?

-Se acabo el jugo- sonrió picadamente.

Me reí.

-Toma del mío.- se lo acerque a sus manos.

-Ni siquiera lo has probado, no me quieras tanto Heaven quizás es verdad yo no te merezco.

Puse el jugo en la mesa de noche y me levante para quedar a su altura.

Enrolle mis brazos en su cuello, mientras que el se mordió el labio inferior supuse que ya su mente hizo una película.

-Tú eres mi todo Jacob, no me importa quedarme sin jugo solo con que tu estés feliz y verte esa sonrisa me alegras la vida.- acaricie su melena la tenia larga y suave me encantaba hacerlo, hundí mis dedos mas arriba de la nuca y le di el primer beso del día.

-Me preguntaba cuanto más esperarías para hacerlo.- me dio otro beso introducido con su lengua que giraba de un lado a otro con gracia.
-Tú tampoco eres muy fácil que digamos chico.

-Discúlpame.- me miro con esos ojos que matan.

-Disculpas aceptadas.- Deposite un dulce beso en su barbilla.

Me lanzo a la cama sin despegar nuestros cuerpos en el hecho, me reí de goce al ver que ya toda la amargura la mandamos a volar con una patada.

Pero ya sabía que esas palabras serian las ultimas del día acompañados con la despedida me gustaría que Jacob me hablara de Amor al oído que me hiciera sentir que me ama, sé que me lo demuestra con hechos pero aun así era incompleto no me llenaba como quería, no era la mujer más feliz del mundo que digamos. Pero así lo quería no importaba que se me desgarraran las venas de tanto amarlo, no importara cuanto fuera capaz de llorar no me alejaría de él no podía vivir sin esos labios ni un instante.

-Pero el amor se trata de verte feliz no de hacerte sufrir.- dijo una voz desde la nada en mi cabeza, mientras que Jacob me besaba lentamente el cuello haciendo muy obviamente excitarme. Pero sabía poner el límite, limite que en ocasiones me dan ganas de tirar a la mierda y entregarme a él en cuerpo y alma.

Pero no podía le debía respeto a mi madre a mi misma como tal… al ser la primera vez no pedía bajo las estrellas o algo así –Pero bajo la lluvia seria fenomenal- se me escapo ese pensamiento perverso.

Jacob subió mi blusa hasta la parte de mi pecho, bajo la línea de mi ombligo con la punta de su lengua. El sabia cual era mi punto débil y lo utilizaba en cualquier oportunidad  que se le presentara.

-Jacob.-  Gemí no de dolor esta vez de placer, mis pulmones como que ya no me servían me estaban fallando e instantáneamente subí su rostro y lo tome por el pelo.

Lo bese gracia de mi lengua que no paraba de moverse, sabía que nadie me besaría como él a pesar de que él era el Malo no había nadie que podía sustituirle con el iría al mismo infierno si era posible.

-¿Me deseas Heaven?- pregunto entre gemidos.

Como iba a preguntar eso por dentro me estaba muriendo, quería hacer triza su ropa y en el acto la mía.

-No lo… du-des.- me las arregle como pude para responderle.

Aferre mi pierna a su cintura apretándolo fuertemente contra mi vientre, por suerte el trataba de no apoyar mucho su peso contra el mío, si lo hacía no sentiría podía el mundo derrumbarse pero aun así nosotros seguiríamos con esta pasión.

-Te quiero mucho Heaven.- me susurro en el oído.

No me las arreglaría par responderle no le bastaba con el poco aire que tenia ¿¡Me quería dejar sin respiración!?

Sentía que mis piernas se alejaban más y más el las iba separando poco a poco con sus piernas, en vista de que Jacob estaba encima de mí y con su miembro encima de mi Vagina pero por suerte con ropa, nos estábamos elevando mucho los jadeos su cuerpo tan cerca que parecía ser parte del mío.

Mis piernas estaban muy separadas, me dio un poco de dolor pero le hice caso omiso no arruinaría este momento.

-¡Maldita sea!- grito levantándose de golpe por suerte mía me jalo el labio inferior no muy fuerte pero suficiente para que lograra sangrar eran muy delicados.

Puse los ojos como platos, me acomode la camisa y un poco el pelo mientras que Jacob saltaba de un lado a otro apretando su pierna derecha.
-¿¡Que te paso!?- inquirí nerviosa con solo sentir que algo le dolía a mi me afectaba mas.

-¡Rayos! Un calambre en el pie.- se quejo adolorido.

Se fue a la sala con brincos, aproveche para sacar de mi cartera mi cepillo y mi maquillaje me arregle lo mas que pude y me volví a sentar en la cama además ya era muy tarde le había dicho a mi madre que estaba en casa de una amigas cosa que no era cierta.

-Ven un momento.- lo senté en la cama para darle un pequeño masaje en la pierna, a pesar de todo me sentí un poco incomoda porque el calambre estaba muy cerca de su miembro, me preguntaba si él se sentía así pero con gracia en la mirada me dijo que subiera más arriba.

-¿Te duele mucho?- pregunte para deshacer la incomodidad de la escena.

-Me duele mucho el glúteo mayor.- me miro los labios y arrugo el ceño.- ¿Te lo hice yo?

-Si eso creo, pero no fue nada.

-Si sangraste.- dijo con cara de horror.

-Te dije que no fue nada solo fue un pellizco por levantarte de esa manera, no fue tu culpa.

-Claro que fue mi culpa lo siento mucho mi amor.- dejo un pequeño beso en la herida sentí el calor de su labio y se alivio el ardor enseguida.

Hundí mi frente en su cuello.

-Creo que nos fuimos en exceso.- dije para que el supiera que habíamos pasado un poco el limite.

-¿Qué uno hace con tocar y no comer?

Sabía por dónde venía no lo mire y solo me concentre en el masaje.
Subió mi rostro para mirarle bien.

-¿Estas molesta?- inquirió con cierta frustración en sus palabras.

No respondí y quite mis manos de su pierna.

-Se que algún día vas a caer.- rio pícaramente.

Reí guturalmente.

-Lo sé pero no hoy.

-Okey esta vez ganaste tú, para la próxima no tendrás la misma suerte.
-Ya me tengo que ir se hace muy tarde ya son las…- mire mi Reloj.- ¡Rayos!
Ya se habían hecho las nueve le dije a mi madre que era hasta las siete, no me quería imaginar el sermón que me llevaría al llegar a casa.

-¿Te llevo?

-No gracias amor ni siquiera estas en condiciones de manejar esa moto, y a mi mama no es que le guste la idea de que yo este montada en una de esas y menos contigo… tomare un Taxi.

Bufo.

-Está bien como quieras.

Suspire.

-Cuídate mucho por favor no quiero quedarme viuda tan joven.- le suplique.
Rio entre dientes agarro mi mano para sostenerla con dulzura.

-Okey entonces me voy.- me acerque a él para dejar un cálido beso en sus labios.

-Adiós.- dijo con dulzura soltó mi mano y me dejo ir.

Antes de cruzar el umbral de la puerta me devolví para besarlo de nuevo tenía esa costumbre no sabía cuándo volvería haberlo.

Dibujo una sonrisa de medio lado, ya esperaba que lo hiciera.

Lo bese como si fuera el último, lo prolongue pero tenía que estar concentrada en el tiempo el me hacía perder la noción y eso me traería graves consecuencias con mi madre.

-Es mejor que me valla.

Suspiro de nostalgia.

-Te quiero.- dijo de nuevo.

-Yo mas corazón.- antes de irme me levante de puntillas y le tire un guiño  por encima del hombro él respondió con un beso al aire y me fui.
-------------------------------------------
Hola chicas aqui les traigo este nuevo al igual que sin Reglas ni Edad espero que les guste gracias por el comentario mi lobita... bueh como ven se trata de deseos y esas cosas incluyendo el amor asi que voy a tener que activar mi lemmon aunque soy muy inocente con eso pero bueh... esta historia es como mas personal porque me paso y utilice mi nombre porque ¡Estoy cansada de que bella aparezca en todos lados! XD  
Saludos espero que les guste.

Hasta que mi corazon deje de latir.

4 comentarios:

Yess Evenson Masen de Withlock dijo...

Jajajaja esta bien es muy comprensible mi niña!, ya sabes que tienes mi apoyo en todo lo que necesites, y en cuanto a inocencia, jajaja yo soy una blanca palomita jajaja Ángel siempre renegaba conmigo por eso jajaja n.n.
Besotes, te quiero muchooo!.
Atte: tu lobita *v*

WilliamR dijo...

Excelente!!!

Saludos.

Yess Evenson Masen de Withlock dijo...

Nena, hermosaaa
tienes premio en el blog pasate cielo!
besos tu lobita

http://reflejosdelunaenlacascada.blogspot.com/2011/11/premios-twilight.html

Ángel O'Shea. dijo...

jajaja, hermana ya somos dos las que nos cansamos de que Bella aparezca en todos lados, pero que se ha de hacer, no?
me esta gustando mucho! pero mira nada mas tu, eh picarona! jaja, como siempre una team jacob.
espero el proximo capi!
pd: ya haces las portadas super cool, heavy!